top of page

Centenario de la inmigración italiana a Capitán Pastene

Actualizado: 3 mar

  • Este texto fue redactado para Presenza, el periódico quincenal de la comunidad italiana de Chile


Centenario de la inmigración italiana a Capitán Pastene

por Claudio Sacca Balocchi


130 km. al Noroeste de Temuco, dentro de los misterios que presenta la Cordillera de Nahuelbuta, existe un trozo importado de la Emilia Romagna, es el poblado Capitán Pastene, que con sus alrededor de 2.000 habitantes presenta una etnografía más cercana a la de comunas como Pavullo o Zocca que a la de Lumaco que es a la que pertenece.

Aunque a simple vista Capitán Pastene es un pequeño poblado más de la Araucanía, al observar con atención se denota una transculturalidad única, pues aquí se mezclan las culturas chilenas, mapuches e italianas, que se reflejan tanto en las facciones de sus habitantes como en los cruces de las calles como son Dante con Caupolicán, Garibaldi con Fresia o Verdi con Arturo Prat. La arquitectura recuerda a la Emilia Romagna, pero construida en madera nativa chilena; los deportes varían desde el rodeo y las carreras a la chilena hasta el fútbol y la bocha, en las fiestas es indispensable que en algún momento se entone el “Quel mazzolin di fiore” y “Romagna Mia”, para luego dar paso a una cueca o canciones picarescas chilenas… pero de todo, lo más destacado es la comida. En Pastene es posible encontrar la mejor calidad de prosciutto, coppa, longanizas y chicharrón italiano en casi todas las casas, el plato más apetecido es el “cappelletti in brodo” y el merquén, el vino fatto in casa o un enguindado nunca fallan.

 

La historia de Capitán Pastene comenzó en 1903, cuando el Gobierno de Chile autorizó a la Empresa Colonizadora Nueva Italia a traer 100 familias de agricultores hortelanos a poblar la zona a cambio de grandes extensiones de tierra y de este modo la sociedad formada por Salvatore Nicosia, Giorgio  Ricci y Alberto Ricci comenzaba a hacer realidad el sueño de crear la Nueva Italia en la aún nativa Araucanía.


Salvatore fue quien hizo las gestiones con el Gobierno de Chile, Giorgio Ricci fue el encargado de viajar a Italia a negociar con el Reinado de Saboya y traer consigo las familias, mientras su hermano Alberto construía los primeros asentamientos para los colonos.

En Italia a Giorgio no le fue difícil encontrar familias dispuestas a hacer el sacrificio de dejar todo en busca de un futuro mejor, pues había recién pasado una peste de malaria, el hambre y la miseria reinaban más que la monarquía de los Saboya y la sensación de proximidad de una guerra que pronto comenzaría horrorizaban aún más a la población.

23 familias tomaron la decisión de viajar junto a Giorgio en 1904 y tras salir en tren desde Módena con destino a Port La Rochelle en Francia, se embarcaron en el vapor Oruba y desembarcaron en Talcahuano un 10 de Marzo de 1904, para luego trasladarse en Carretas tiradas por yuntas de bueyes hasta las tierras de la Sociedad Nueva Italia. 


Un año después, 65 familias más repiten la historia y se suman a las 23 ya establecidas.

Ahora, 100 años más tarde, el viernes 12 de Marzo de 2004, descendientes de ambos grupos migratorios, en homenaje a sus antepasados hicieron una representación de la llegada de los colonos a la zona. 30 carretas tiradas por bueyes hicieron el camino desde Capitán Pastene hasta el Monte Calvario (lugar llamado así por los sufrimientos que ahí padecieron los colonos), donde se plantó un pinone a escasos metros de donde hay otro enorme que fue traído de Italia en la larga travesía de 1904 y plantado por los colonos, más tarde, ya de regreso en el pueblo, una muestra gastronómica al más puro estilo de las sagras italianas con degustaciones de productos propios de la zona como cappelletti, tiramizú, prosciutto, polenta, chicha, empanadas o sopaipillas entre otros, ayudarían a recuperar las energías, mientras Claudio Sacca Balocchi, nieto del colono Luigi Balocchi, director de televisión, administrador del sitio www.capitanpastene.com cumplía el sueño de reabrir el antiguo biógrafo Teatro-Cinema Italo-Chileno para exhibir ahí la sinopsis del documental sobre Capitán Pastene que está realizando.


El sábado fue el día de los actos oficiales, se reafirmaron los pactos de hermandad entre Capitán Pastene y la Emilia Romagna, se homenajeó a los colonos y sus descendientes y en la noche el pueblo entero celebró hasta altas horas de la madrugada. Finalmente el domingo, la Parroquia San Felipe de Neri reabrió sus puertas tras un proceso de restauración para dar paso a la Misa Centenario, presidida por el Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Cavalli.

9 visualizaciones0 comentarios
bottom of page