Educación para el Siglo XXI

Actualizado: 23 nov

¿En qué consiste la reforma educacional? Por ahora sólo se debate el financiamiento y el acceso, básicamente la forma, pero lo importante es el fondo. A fin de cuenta contamos con un sistema mixto que permite libertades de elección de los padres a elegir qué tipo es el más adecuado para sus hijos y su bolsillo, pero que en nada cambia el sistema educativo.Según el modelo actual hay que invertir en infraestructura de la educación pública, crear más escuelas con mejores accesos y “mejorar la calidad” educativa. Lo triste es que nada de eso es tan relevante como cambiar la mentalidad. Hoy Chile según “The Learning Curve”, un estudio mundial en que se mide la calidad educativa en 40 países con datos precisos, Chile está en el lugar 32 de los 40 analizados, siendo el mejor los estudiados en América Latina, pero con un nivel de educación comparable con el de Grecia o Turquía, lo que nos clasifica además dentro de una educación de tercer nivel dentro de los 4 niveles en que se clasifican. Mientras sigamos viviendo con una educación del siglo pasado, aunque todos los niños de Chile estuvieran dentro de los que son considerados los 100 mejores colegios de Chile, nuestra realidad educativa igual dejaría bastante que desear. Desde mi punto de vista, el problema es más grave que financiero, sucede que las estructuras básicas no se están reestructurando y están en su mayoría obsoletas, a fin de cuenta lo que se requiere es más que una reforma una revolución educacional.

Pienso que hay que cambiar:

  1. El sistema educativo sistémico-conductual.

  2. Que el método científico humanista que se imparte.

  3. Que la religión como parte del sistema educativo.

  4. Las salas de clases están obsoletas.

  5. El rol de los profesores.

  6. Los uniformes.

  7. La integración de los estudiantes con la comunidad.

En resumen, propongo un nuevo Paradigma educacional y el Estado no lo permite.

Si piden mi opinión sobre entonces qué hay que hacer, aquí está mi propuesta, porque no sacamos nada con protestar y alegar si no entregamos una.

Mi propuesta: Hay que cambiar el modelo educativo actual por una sociedad de enseñanza en que los niños se integren a la comunidad y no estén aislados y encerrados gran parte de sus vidas. Considero que se debería cambiar el paradigma de los colegios como grandes centros educacionales, sino que los dejaría como pequeños centros, haría uso de los espacios públicos y privados como bibliotecas, museos, parques, granjas, clubes deportivos, fuerzas armadas y de orden, edificios gubernamentales, centros culturales, teatros, ferias, universidades, cines, empresas de la más diversa índole, etc.. Aquí es donde el Estado debe preocuparse y auspiciarlos.

Es necesaria mayor infraestructura deportiva y cultural, creo que una franquicia tributaria a las empresas que permitan hacer usos de sus instalaciones y/o pongan profesionales a enseñar a los estudiantes sería provechosa, junto con esto es necesario incentivar la Investigación y Desarrollo, cambiar de un país que produce materias primas a un país que genera conocimiento es la clave del desarrollo. Fomentaría el Intercambio, tanto nacional como internacional. Eliminaría el uniforme tradicional y lo convertiría en ropa cómoda y ad-hoc a la edad, el uniforme tradicional chileno fue implantado por los colegios católicos del siglo pasado. Crearía una línea de buses exclusivas para colegios, que contaran con asiento especiales para niños, una alta protección y generaría una cultura de respeto hacia ellos. Esto es fundamental porque gran parte de mis planteamientos requieren de una alta movilidad, y es aquí el único lugar donde se podrían clases sistémicas introductorias hacia el lugar al que se van dirigiendo y las actividades a desarrollar.

Tendría menos horas de clases y mayores tiempos libres. La jornada es larga y agotadora para todos, los niños no pueden pasar 14 años educándose sin tener tiempos libres.

Haría un uso total de las TIC, eso significa que se deben cambiar las plataformas, no se trata de crear obsoletos laboratorios de computación, sino de hacer un uso eficiente de todos los recursos disponibles desde teléfonos hasta televisores. Estos dos puntos mencionados, el tiempo libre y el uso de los medios tecnológicos se cruzan en la típica visión sesgada de que los niños no tienen vida de barrio por culpa del “Playstation” o la televisión. Lo cierto es que no creo en dicha relación, para ellos siempre es importante la vida al aire libre y compartir con las amistades, pero cuando la jornada es larga y llegan cansados a casa (digamos por ejemplo se levantaron a las 7 am, estuvieron en clases desde las 8.00 hasta las 15.00) y llegaron a su casa recién a las 16.00, con tareas y pensando que al día siguiente tienen pruebas, sumado a que en ciudades como Temuco hace frío o está lloviendo, está oscureciendo, el tránsito está peligroso y el aire está irrespirable entonces obviamente no es posible que exista esa convivencia tan rica y necesaria que quienes fuimos pequeños durante el siglo pasado tuvimos. En resumen, hoy la bicicleta y las “pichangas” del barrio quedaron de lado.

Creo que hoy se puede y debe tener una cultura global, la cual hoy podría generarse desde sistemas de chat, pasando por teleconferencias hasta intercambios. La posibilidad de compartir aunque sea por medio de una llamada por Skype con niños de otros lugares del mundo y escucharse, mostrar su entorno, enviarse presentaciones creadas por ellos mismos está hoy disponible.

Eliminaría las evaluaciones tradicionales, sólo generaría un informe a los padres de los avances del niño.

Fomentaría la creatividad de los maestros. Tendría actividades de distintas culturas, me preocuparía de las distintas cosmovisiones.

Haría que los niños Crearan revistas, programas de radio, películas, documentales, sitios web, etc… Y los compartieran con el mundo.

Eliminaría la asistencia obligatoria, los padres debieran tener la posibilidad de salir de vacaciones  con ellos o llevarlos a otras actividades en cualquier momento del año.

Creo en la enseñanza informal, en el aprender pensando y haciendo, en que los alumnos tienen que educarse y no llenarse de contenidos… acabamos de vivir la era de la información, hoy estamos en la era del conocimiento. Mientras todavía se crea que saber matemáticas es poder resolver aritmética o álgebra mentalmente estamos mal, lo que se requiere es que se comprendan los procesos y seamos capaz de usarla debidamente sin importar si es usando la mente, un ábaco o un computador. Lo importante no es saberse las poesías y libros de memoria, sino que tener nociones de qué se trata y saber dónde encontrarlas y aplicarlas cuando se requiere.

Mientras los profesores crean que un trabajo más grande es mejor porque supuestamente requirió de mayor esfuerzo, estamos mal, es la simpleza y la síntesis lo que finalmente importa. No creo en las grandes guías de matemáticas con cientos de ejercicios, creo que con uno basta si se entiende cómo funciona, lo demás es más de lo mismo, lo considero una pérdida de tiempo.

Hay que actualizar las lecturas, no es necesario leerse libros de siglos o milenios pasados, lo importante es desarrollar la capacidad de comprensión, después de todo, los chicos hoy se han leído desde el Mío Cid hasta El Quijote, pero no son capaces de entender unas simples instrucciones, el artículo de una revista o el simple Facebook. Es necesario aprender a vivir el mundo que nos pertenece, no significa ser esclavos de la tecnología, sino que al contrario, liberar nuestra mente de datos y utilizar la tecnología para procesarlos.

Ejemplos a seguir:


1. Design for Change (Diseña el Cambio)

Los cambios que propongo obviamente no se realizan de un día para otro, pero hay que dar pasos, Design for Change es una organización que nació la India y que hoy está ayudando a que los niños resuelvan problemas tanto en su escuela como en su entorno y su comunidad, en Chile alrededor de 5 colegios participaron de esta iniciativa y los niños se plantearon cuáles eran sus problemas y trabajaron en ellos. Un colegio de Temuco destacó a nivel nacional y fue invitado a participar de un encuentro mundial en la India, hoy están buscando financiamiento, si alguien desea ayudarles al final están todos los enlaces, pero lo importante es que aquí hay ejemplos concretos de ideas simples que hacen que sea posible una mejor educación.


2. Sonríe Producciones

En mi empresa, Sonríe Producciones, tenemos 6 alumnos de liceos técnicos que poseen áreas de diseño en práctica, ellos no están para barrer o servir café, cada uno de ellos tiene un computador designados y se les está enseñando el uso de software y equipos, se les da la oportunidad de realizar sus propias ideas y están aprendiendo.


3. TemuKids

Aún más trascendente es mi proyecto TemuKids, un proyecto de programa de televisión con niños talentos que ya lleva 2 años, comenzamos acudiendo a los distintos establecimientos educacionales de Temuco a darle la oportunidad a los niños de mostrarnos sus talentos, luego hicimos lo mismo en la productora, llegamos a entrevistar a 800 niños de entre 6 y 12 años, seleccionamos 50 y les hemos dado clases gratuitas desde entonces de sus intereses (Teatro, Canto, Baile, Danza Contemporánea, Danza Arabe, Modelaje), pero la falta de tiempo disponible y la falta de financiamiento son el problema, los niños salen en promedio de clases a las 15.30, demoran alrededor de ½ hora en llegar a clases y a las 17.30 en Temuco en invierno está frío y de noche, a eso se suma la gran cantidad de tareas y pruebas, además de otras actividades extraprogramáticas que realicen ya sea en su escuela o en otro lugar y se darán cuenta que es muy difícil que tengan tiempo libre.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo